Camino de Sitges 2011

Ahora que Punto de Vista ha pasado a celebrarse cada dos años, y que el BAFF se ha retirado de escena -vaya plan-, hay que mantener, por lo menos, la cita anual de Sitges para ver todo aquello imposible de ver durante el año y para disfrutar de esa energía concreta y tangible que se incuba durante el festival y que queda como poso a su término.

La edición pasada sufrí una intoxicación de atmósferas enrarecidas llenas de psicópatas que acechaban detrás de cualquier esquina sin posibilidad de escapar a su maldad pura. Sitges dejó de parecer una villa idílica para semejarse más a una territorio en el que cualquier cosa macabra podía pasar, a imagen y semenjanza de lo que ocurría en sus salas.

De el edición pasada, recuerdo, además de las películas que ya se reseñaron en el blog, ese documental titulado The people vs. George Lucas, que en algún momento quisiera comentar, las restauraciones de Segundo de Chomón, la exhibición íntegra del Tríptico elemental de España, I saw the devil y La hora doppia, entre otras.

Para esta edición ya se han vendido más de 25.00 entradas. El pequeño pueblo de costa se convierte por unos días en territorio de muchedumbres. La programación se lo vale.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s